Destruí el Miedo a Perder y a Ganar

Disco de la Audiencia
1136
MEHNAI
Red Dragon
Red Dragon

HÉROES INDOMABLES EN EL INFIERNO

Para culminar un fin de año inolvidable de conciertos, nos desplazamos a la capital del país a ver a HAMLET, que contaron como invitados a los gallegos APHONNIC.

APHONNIC + HAMLET

El evento tuvo lugar en la Sala Mitty (antigua Sala Cats), con capacidad para unas 1000 personas, dentro de los CATS CONCERTS que han acercado a grupos como Poncho K, Tierra Santa o Skunk DF. 


Sobre las 20:00 hrs. empezó su descarga Aphonnic, tras una intro atacaron con “Osos Color Salmón” de su último disco “Indomables”, seguido de “Aquellos Maravillosos” del mismo disco. La melodía y la caña invaden la sala, que poco a poco se iba llenando. La primera sorpresa agradable de la noche es que el cantante Chechu, llevara una camiseta de “Nailbomb”, buff, cuantos recuerdos me vinieron a la cabeza. Brutales.


Siguieron con “Mi Capitán” de su alabado álbum “Héroes” , que en directo suena atronador,. con la voz de Chechu magnifica. Después vino “Luz y Fer” también del “Héroes”, donde la voz se oscurece y desprende fuerza a raudales. Siempre con Chechu animándonos a acompañarles. Llegó el turno al que creo es uno de los temazos del último trabajo “Ombligos”, con la sala coreando los estribillos. Con las guitarras de Lago y Richy dándolo todo. Continuando desarrollando “Indomables”, el contrapunto llegó con “La Deseada”, la cual mete algo de electrónica en la estructura, para llegar a una melodía que no te puedes sacar de la cabeza; siguen con “Cunfía” y “Fruta Fresca” esta última nos hizo agitar nuestros cuellos un buen rato, terminando la descarga con “Honrada Avestruz” y el otro gran himno de “Indomables”, “Ciclopes” que es uno de mis favoritos, por un lado la melodía te abraza y después la rabia te golpea de tal forma que sólo tienes ganas de estrangular cafres (si son de cuello blanco mejor), gracias a la contundencia del batería Alen.  Un pedazo de banda con más de 10 años a sus espaladas que me ha sorprendido muy gratamente. Entre mis referencias me recuerdan a Sôber y elementos de Somas Cure. Aunque ellos me comentaban que podían haber sonado bastante mejor, por el escaso tiempo de pruebas que tuvieron, creo que fue bastante potente y de buena calidad, completando unos 50 minutos de concierto. Espero volver a verlos.


Llegó el momento de la salida a escena de los anfitriones de la noche HAMLET. Tercera vez que los veía en el mismo año tras la fiesta Insonoro en el Black Bird y el Rockablanca de Suances, pero esta ocasión no era un concierto más al uso, era una fiesta muy especial, la interpretación integra de “El Inferno” en sus 17 años de vida, APHONNIC + HAMLET publicado en Junio del 2000. Para mí, uno de sus mejores discos junto al “Revolución” e “Insomnio”. En su momento supuso un cambio radical en la estructura musical, con las habituales críticas de los puristas de la época, un disco que da una vuelta de tuerca al sonido de la banda, abandonado la parte más áspera del hardcore, dando más predominio a la melodía y a la oscuridad, lo que no le quita un ápice de contundencia en la rabia contenida que transmite en mucho de sus cortes, inundando su adn con estos sonidos, llegando a ser una marca de la casa inconfundible en sus posteriores trabajos. Pasaban las 21:30H, bajaron las luces y a modo de intro sonaban las notas de “Misirlou” en su versión de Pulb Fiction, como un aviso de lo que se nos venía encima. Tras la intro, llegó Molly y cía comenzando la descarga con “¿Por qué?” totalmente de negro, automáticamente nuestras memorias viajaron a ese Junio del 2000, nos adentrábamos en “El Inferno” de lleno. No seguirían el orden del disco, lo adaptaron a la noche.


Pero había alguien que estaba más enchufado que ninguno de nosotros en esos momentos, en las primeras notas del segundo tema de la noche “No me arrepiento”, el gran Paco Sánchez (batería) revienta el bombo. Eso es fuerza y lo demás broma, vaya bestia. Mientras el público coreaba su nombre, cambiaron rápidamente la batería por la de “Aphonnic” para salir del paso. Reanudaron el concierto, con toda la fuerza, con temas como “Miserable” uno de mis favoritos del disco, ese estribillo tremendo: “misareble obsesión”, “ no me queda tiempo, mira mi rostro y que ves en él… miserable obsesión…” .Con Luis Tárraga como nunca. Siguieron con “Lárgate Despacio”, otro de los himnos del disco. Para llegar acabar este bloque con “Perdóname” el tema más largo del disco, que resume a la perfección el sentido del disco, la melodía y la rabia contenida. Continuaron con “Buena Suerte” y otro de los bombazos del disco “Mi Nombre es Yo”, con el público entregado completamente. Llegó una de las baladas míticas de la banda “No soy Igual” incluida en este disco. La voz de Molly sonó impresionante., después “El Mejor Amigo” que es la que inicia el disco, las guitarras suenan brutales. “Vivir es una ilusión” otro de mis temas preferidos, su letra está en mis recuerdos a fuego, para continuar con otro de los temazos de la banda “Denuncio a Dios”, Inciando el tema todos en el suelo, posteriormente Molly dejó subir a una chica con él para cantar juntos.
Pero Luis tampoco quiso ser menos y “Se tiró al público” con guitarra y todo. Una pasada, cuando volvió al escenario creo que le faltaba una zapatilla. Es lo que tiene meterse en “El Inferno”. Con este tema terminaba el repaso el disco. Al que la verdad en su conjunto es un discazo, siendo muy difícil descartar algún tema. Pero como es lógico, la cosa no acaba aquí. En este bloque descargaron en primer lugar, una de sus baladas míticas “Antes y Después”, con la gente entregadísima. Llegaron a lo más reciente su disco ”La Ira” con “Imperfección” y “Mi Religión”, esta última una de mis favoritas de la última época, todo un himno para cualquier metalero que se precie.


Pasaron otro bloque brutal con el “Revolución” como marco: “El Color de los pañuelos” y el que es mi tema preferido de todos “Habitación 106”, sonó como nunca. “Egoísmo” otra de las clásicas con Wall of death y demás, siguió “Tortura Visión” tema más actual que nunca, dada la telebasura que sufrimos; así como “Tu medicina”, cuantos buenos grupos se quedan por el camino, por toda la publicidad de los medios a ciertos “triunfitos” y productos de marketing varios de usar y tirar. Para terminar este bloque con “Un mundo en pausa” de su álbum “Amnesia” y cuando parecía que todo terminaba, aún había tiempo para los bises.
Molly vuelve al escenario con un gorro negro y rodeado de una oscuridad magistral,, entonando su última gran balada “Imaginé”, terminando con el temazo que no podía faltar, “Irracional” del “Sanatorio de Muñecos” con el que revolucionaron a toda la sala con pogos y demás. Concluyendo con creo que su tema más importante y el que les acompañará haya donde vayan “J.F.”.Completando unas 2 horas de concierto.Aunque los años van pasando para todos, envejecer así es una pasada. Tal vez exista algún extraño pacto con el diablo, está claro que El Inferno lo conocen bien. HAMLET formará parte ahora y siempre por derecho propio, de la sintonía metalera de este país, abriendo el camino a muchas otras bandas que llegaron después.


Este 2018 se vuelven a meter al estudio, el anterior “La Ira” se publicó en 2015, en principio para estrenarlo durante la primavera. Mientras tanto seguiremos disfrutando de sus discos.

Crónica por John Mann , fotos por John Mann.

Enlace relacionado

Enlace relacionado