Live in Fame and Die in Flames

Disco de la Audiencia
1128
FRUTERIA TOÑI
Tengo mis Días Buenos
Tengo mis Días Buenos

ES TIEMPO DE ORCOS

Esta edición del Satander Fest iba a predominar la caña bruta del grindcore. Zapatilla y zapatilla, para bajar las comilonas.

SANTANDER FEST VII

En esta ocasión nos desplazábamos a Santander a una nueva edición del “Satander Fest VII”, con el nivel conseguido el año anterior muy alto, con descubrimientos de bandas como “Doble Capa” y la que para mi fue una de las mejores del 2017 “Bones Of Minerva”. Aunque la noche se presentaba complicada en lo meteorológico, como buenos creyentes de la buena música acudimos a uno de los templos más míticos de Santander como es Rock Beer The New. 


Comenzaba la noche con KAMORRÄH desde Euskadi, practicando grindcore punk, sacaron adelante un buen concierto, teniendo en cuenta que tocaron como trío ya que el bajista no pudo venir. Tocaron temas como “Náufrago”, “terror control”, el temazo “Salvajes huellas de destrucción”, cañonazo que te arrastra, la batería es una apisonadora. Destaca la breve “hartu zure tiketa”, para ir cogiendo el tono a la noche. Así fueron recorriendo temas de sus distintos discos del 2010/ 2013, muchos de ellos publicados en formato Split con otras bandas. En ocasiones el sonido es más primitivo pero siempre con buena dosis de brutalidad. Una banda a tener muy en cuenta .


La siguiente banda en aparecer, fueron los NEKROCAKE también desde Euskadi, que sustituían a LAPIATED, que no pudieron acudir. Su sonido tiene influencias del brutal death/death y el grincore. Dando más predominio a los guturales que a la música. Empezaron con el tema “Hostia Letal”, que ya lo dice todo, por si había alguien despistado despertó de repente.; siguieron con “Ansar the killer”, “mil terrones”, “nekrocake”, “Sucio humano” esta última la que más me gustó del repertorio. Sonido clásico del género, la voz de Khän, con su imponente tamaño invadió la sala, protegiéndonos de cualquier alma pura que pudiera haber cerca. A partir de aquí es cuando hay un claro punto de inflexión y ocupa el escenario los de Tolosa RAS, esto si que es old school de verdad. Tuvieron algunos problemas técnicos, pero los sacaron adelante. La experiencia es un grado y tener unos 20 años a las espaldas lo dice todo. La voz de Garrulo Cadaver desde la batería es brutal, vaya energía que tiene el tío. Empezaron la descarga con “Genital Grinder 1 ½” tremenda versión/adaptación del tema de SANTANDER FEST VIICarcass, toda una presentación a lo grande, continuando con unas veinte canciones, destacando “Es tiempo de orcos” y “Todo es infierno” que son brutales, removiendo los cimientos del New y en esta ocasión el público se animó a hacer pogos, subir al escenario y darlo todo. Para terminar la actuación tocaron varias versiones “Gobernu demokratiko” de Tortura Sistematika y “P.U.S.” de Machetazo. Nuestras cabezas terminaron a duras penas sobre los hombros.

Por último llegó al New “LEAD COFFIN” desde Sevilla, que para mí fue el gran descubrimiento de la noche, dentro del grindcore general , pero en esta ocasión, combinan guturales con otra voz más clara impregnando las canciones de una buena dosis de mala leche y cachondeo que me recuerda ciertas películas de Berlanga en la España en blanco y negro o Alex de la Iglesia en el Día de la Bestia que sirve de crítica social. La portada de su disco “Contra el Eje del Mal” de 2016, en la que aparece la mascota de la Expo como superhéroe atizando a diestro y siniestro es tremenda. Todo ello aderezado con riffs increíbles y una fuerza descomunal en la batería.
Dispararon con temas como “Sabia la fecha de su muerte”, “Asalto a la reja”, “Sazatornil y los pelos del coño”, “Enemigos de Dios y de España”, “Las tres negaciones de Julio Iglesias”, esta última es brutal. Apariciones espectrales como “Le fantome de Chuck Schuldinier” que creo que ya no se fueron en lo que quedaba de noche. Nos arrastraron a base de guitarrazos, así hasta llegar al final con la versión de “Porno en acción” de La Polla.

Fue una manera inmejorable de empezar el año, teniendo en cuenta que había varios eventos a la vez, la asistencia de público estuvo muy bien. Se agradece el esfuerzo de personas como Isrra y Lydia en montar saraos tan brutales como este. Y por su puesto al gran Juan y al New, por el trato siempre inmejorable. A la espera de con que nos sorprenderán en la próxima edición. Enhorabuena, la escena metalera está más viva que nunca.

Crónica por John Man, fotos por John Man.

Enlace relacionado

Enlace relacionado