Mi Alma Vivirá en Canciones

Disco de la Audiencia
1114
HIGHLIGHTS
Shine One
Shine One
Logo del Grupo

Mes 59: FUGAZI - Repeater

Portada del Disco

Ian MacKaye no contento con haber fundado un grupo como Minor Threat y un sello como Dischord Records, - piezas fundamentales para entender el devenir del hardcore-punk-, decide en 1986 comenzar un proyecto denominado Fugazi.

Joe Lally (bajo, voces), Brendan Canty (batería) y Guy Picciotto (guitarra, voces) son sus compañeros de aventura. Ellos, tras dos EP y LP recopilatorio, graban lo que conformaría el Repeater, disco clásico de este mes.

Fugazi llevan la ética punk por bandera. No solo son fieles al “Háztelo tu mismo” (Do it yourself), grabando y editando a través de Dischord records, sino que mantienen la coherencia fijando el precio de las entradas para sus conciertos y el de sus discos lo mas bajo posible, evitando vender “merchandise” en sus recitales, no permitiendo bailes violentos o peleas entre el público o buscando lugares como pizzerías o galerías de arte como alternativa al circuito de salas habitual.

En Repeater (1990) la banda establece una ruptura con la forma de componer y arreglar usada en los dos primeras grabaciones. En ellas Guy Picciotto se había dedicado fundamentalmente a cantar, tocando la guitarra de forma ocasional. Sin embargo, y tras un gira europea, decide que tocará la guitarra dando la replica a Ian. De este modo abre una nueva puerta para que las canciones tomaran forma y se establecieran los arreglos a través de improvisaciones sobre ideas que traían los componentes del grupo. Aun así, la bicefalia compositiva MacKaye/Picciotto es evidente, aportando entre ambos casi todas las canciones del disco.

La temática de las letras abarca desde reflexiones sobre la violencia, sexualidad, privacidad o la muerte, hasta el efecto del abuso de las drogas. El título del álbum esta repleto de significados para sus autores; la repetición de miles de cosas durante nuestra vida cotidiana, referencia al titulo de los Beatles “Revolver”, etc. De hecho, la canción que da nombre al LP usa dicha referencia al disco de los Beatles para hablar de las guerras de bandas en Washington DC por culpa de la droga, donde los chavales se disparan unos a otros repetidamente llegándose a registrar más de 700 muertes en un año por dicho motivo.

La forma de expresar estas letras por parte de MacKaye esta mas dirigida a estribillos coreables, casi eslóganes publicitarios, mientras que la de Picciotto es mas onírica, lanzando ideas sueltas, a veces inconexas. El resultado son unas voces apremiantes, urgentes, que transmiten una gran energía al oyente.

La combinación de las guitarras y sus desarrollos de acordes disonantes van mas allá del concepto tradicional guitarra solista/guitarra rítmica, mientras que los originales ritmos sincopados que impulsan el bajo y la batería son implacables y adictivos.

Desde una cuidada producción, para lo que solían ser en aquellos tiempos en la escena (post) hardcore, Repeater se establece como un brillante disco que pone los cimientos e influencia enormemente – tanto en la “actitud” como en el sonido- , a una gran parte de los discos denominados “alternativos” que están por dar el bombazo en esa década de los 90.

Se llegaron a vender mas de un millón de copias en los USA, y mas de dos en todo el mundo ocasionando un repentino interés de las grandes discográficas que se dieron con un canto en los dientes al comprobar que la filosofía que exhibían los de Washington DC era mas que una pose. Así, y durante mas de 15 años siguieron sacando discos a través de su conocida y ya mítica compañía de discos, hasta que en 2003 y tras el excelente “The Argument “ entran en un letargo indefinido que les lleva a estar inactivos a día de hoy, a pesar de las millonarias ofertas que han estado recibiendo para actuar. Ellos, al contrario que Refused, parecen seguir fieles a su idea de tocar solo porque les apetece y les cuadra, dejando el dinero al margen.

Eso si, ya les podría ir cuadrando, que el que suscribe no llego a verles en su momento, y hay unas ganas locas de echar el puño al aire mientras se berrea uno de sus (grandes) temas.

Comentario por Pier Vinyl

Imagen del Grupo