Mi Alma Vivirá en Canciones

Disco de la Audiencia
1114
HIGHLIGHTS
Shine One
Shine One
Logo del Grupo

Mes 63: SCORPIONS - Love at First Sting

Portada del Disco

Ahora que Scorpions se han despedido, que incluso han grabado un disco bis para no dejarnos con el agridulce sabor de boca de saber que Sting in the Tail estaba algunos peldaños por debajo de su predecesor, es hora de hacer memoria. Si, es hora de hacer memoria porque Scorpions le han dado mucho al rock, y es muy injusto que para muchos de los más jovenes sean solo “aquella banda que hacía bonitas baladas”, el recuerdo ha tratado regular a Scorpions, y mientras se ensaltece constantemente el legado de otras bandas, no parece haber mucho interés en mirar a los Scorpions, y eso que incluso en sus momentos más bajos nos dejaron un disco con orquestación que para si hubiese querido Metallica o un directo en el Waken en DVD con una potencia por la que miles de bandas mucho más jovenes serían capaces de ir de rodillas peregrinando a Lourdes a venderle su alma a la virgen.

Vamos a ponernos en antecedentes, estamos en el año de George Orwell, a estas alturas Scorpions ya son una banda consolidada en todo el mundo, comenzaron con un sonido más cercano al progresivo setentero y poco a poco fueron centrando sus canciones en estructuras mucho más sencillas pero muy efectivas, centradas en el estribillo y con momentos de lucimiento guitarril, pero sin cebarse. Los ochenta los comienzan con el pie cruzado, estando Klaus a punto de perder la voz y volviendo renovado y con nuevos matices en su estilo para grabar Blackout, que consigue un éxito más que notable.

Pero el verdadero pepinazo, al menos a nivel comercial llega con “Love at first Sting”, triple platino en los estados unidos en el primer año, (nada mal para unos alemanes eh?), la gira de presentación les llevaría a llenar tres noches consecutivas el Madison Square Garden de Nueva York y a ser la primera banda occidental en tocar al otro lado del telón de acero. El secreto era un disco de alto nivel general con puntos álgidos en indiscutibles singles como Bad Boys Running Wild, Rock you like a Hurricane, Big City Nights o la incontestable Still Loving You que haría repetir para siempre a nuestras madres que “como las baladas heavies no las hay iguales de bonitas”, y ayudaría a abrir la puerta del metal a incontables novias de tipos peludos durante el resto de década.

Los ochenta, mirados con perspectiva están llenos de clichés que a veces nos sonrojan, pero sin embargo hay bandas y discos que podrían ser editados hoy con la frente bien alta. Love at first Sting es uno de esos albumes que, pese a ser muy representativos del sonido que se hacía cuando salieron, ven pasar los años sin tener nada de lo que arrepentirse. Corren tiempos modernos y ahora se estilan otros sonidos, pero las buenas canciones permanecerán para siempre. No será la última vez que visitemos la discografía de los Scorpions, ya que hay mucho que rescatar para que no caigan en el olvido.

Comentario por Oskar Sánchez

Imagen del Grupo